domingo, 10 de junio de 2007

ESTRATEGIA FRENTE AL CAPITALISMO HISTÓRICO


El Movimiento José María Arguedas en su Quinto Aniversario[1]

Por: Martin Guerra.

Introducción.
Nuestra organización revolucionaria ha cumplido el 30 de diciembre del 2006, cinco años de fundación, y seis como núcleo pre-fundador. Entonces podemos afirmar con mucha convicción y orgullo, que el Movimiento José María Arguedas tiene innegablemente, más de un quinquenio entregado a la lucha contra el sistema capitalista. En el contexto en que se organizó su fundación, internacionalmente, las masas explotadas del mundo sentían dolorosamente la avanzada imperialista más cruel de la historia y en nuestro país llegaba a su final el gobierno fujimorista, que significó entre otras muchas cosas, la entrega más profunda del Perú al capital transnacional.
En todo este más de un lustro de actividad revolucionaria, hemos sido testigos presenciales y actores de cómo la izquierda en todos sus matices, ha hecho muy poco en cuanto a acciones concretas para consolidar un proceso unitario. Y no hablamos, entiéndase bien, de un deseo utópico o idealista de unidad, en donde todas las tendencias arrojen sus banderas y sus programas para conformar una sola organización partidaria, no, sino de algo que desde la noche de los tiempos ha sucedido, cuando los sectores golpeados por el enemigo mayor se unen en acciones comunes de manera prolongada. De esta unidad hablamos, sobre ella nos expresamos. Hemos luchado con todas nuestras fuerzas por colaborar con la extirpación del sectarismo y del dogmatismo. Hemos visto y escuchado todo el tiempo, los gestos hoscos y las tesis esquemáticas. Se ha conseguido algunas cosas, pero no son suficientes, se ha logrado la unidad, pero para una marcha, para una ceremonia, para un debate, y luego, cada uno a su secta, a criticar sin propuesta, a deslindar por ejercicio y por miedo, a apartarse por falso orgullo o por deificación de uno u otro personaje del pasado.
¿Y del presente qué? ¿Cuáles han sido las propuestas? Las más interesantes y fervorosas han venido del pueblo, no de la pretendida vanguardia. ¿Y qué ha hecho esta?, ¿Se ha sumado a las ganas del pueblo dándole orientación y apoyo, sumergiéndose en sus luchas? No. Las ha ignorado, manipulado, tergiversado, burlado, minimizado, ninguneado, en muchos casos prostituido, tan sólo porque tal o cual reivindicación no llevaba el rótulo de su tendencia o no se ajustaba a su concepción de lucha.

La experiencia de Cinco Años, ha de ser una experiencia maestra.
Y entonces cabe la pregunta, ¿Por qué en un artículo de fondo sobre nuestro V Aniversario, no hablamos de todas las bondades de nuestra organización y de todos sus defectos? Porque pensamos que una manera de hacerlo es la de relacionar dialécticamente los problemas de las fuerzas revolucionarias peruanas con los problemas a los que se ha enfrentado nuestra organización, entendiendo que sus aciertos y errores responden también a la coyuntura en la cual se fundó el Movimiento y que este es depositario del resultante de las taras de la vieja izquierda con sus activos y sus pasivos.
A lo largo de más de cinco años hemos participado en las luchas campesinas, obreras y estudiantiles, proponiendo siempre la organización de las luchas y colaborando en la fundación y desarrollo de instancias de coordinación, tales como el Encuentro Nacional Estudiantil del Perú, la Coordinadora Popular Antiimperialista, el Frente Juvenil Antiimperialista luego Frente Antiimperialista, el Comité Promotor del Frente Único, y ahora último la Coordinadora Inter Universitaria de Estudiantes – Lima, así como también nos hemos sumado a esfuerzos que de una u otra forma recogen las esperanzas de varios sectores de nuestro pueblo, como la Coordinadora Otro Mundo es Posible, la Coordinadora Popular Primero de Mayo, la Coordinadora Continental Bolivariana, el Congreso Bolivariano de los Pueblos, el Frente Nacionalista Democrático y Popular de San Martín de Porres, la Coordinadora Democrático y Popular de Comas, la Coordinadora Nacional de Lucha Contra el TLC, etc. También hemos participado en espacios de discusión y de propuesta teórica como el Foro Centenario, el Foro Participativo, el Círculo Amauta de Huaycán, las Mesas de Discusión – Escuela Política- Ciclo Audiovisual: “Invitación a la Vida Heroica” (estás últimas con el apoyo de los compañeros estudiantes y trabajadores del Círculo de Estudios Llaqta Maqtakuna) que en poco más de un año lograron 64 ediciones, y la Universidad Socialista José Carlos Mariátegui, entre otros, no solamente participando oralmente sino a través de la producción escrita. Hemos impulsado la prensa unitaria a partir de la centralización de la acción en algunos espacios de Frente que aún muestran profundas deficiencias, recogiendo la propuesta de la Revista Polémica, prensa que se concretó en el periódico “Primero de Mayo”.
Además hemos participado activamente en jornadas de protestas nacionales e internacionales (en Ecuador, Brasil, Colombia, Venezuela, Bolivia y Chile), de la mano de nuestro pueblo. Nuestra experiencia en estos cinco años, nos ha llevado a la conclusión de que sólo ligando la producción teórica con la acción práctica, de que sólo contribuyendo al esclarecimiento de la vanguardia y su elevación como centralizadora de las bases podremos salir del atolladero en que nos hallamos inmersos. Nuestra experiencia nos ha enseñado profunda y duramente, que las viejas discusiones teóricas en el seno del movimiento socialista internacional se reproducen en la práctica a través de acciones políticas concretas que responden y degeneran casi siempre en dogmatismo, sectarismo, activismo, ultra izquierdismo y reformismo. Queriendo decir que estas viejas querellas no han sido zanjadas y que se reproducen al momento de plantear la unidad.
Otro aspecto de este mismo problema es el no haber zanjado nuestras diferencias, no en el sentido de que unos tengan que darle la razón a otros, sino que una línea se imponga por su respuesta concreta ante problemas concretos, clarificando así la acción revolucionaria, duela a quien le duela. Esto hace imposible encontrar la luz al final del túnel, concientizar correctamente a nuestros cuadros, empaparnos de pueblo, y elaborar propuestas y defenderlas. Y por lo tanto, entender la situación actual de la lucha en nuestro país en el marco latinoamericano, por eso nos cuesta tanto asumir el fenómeno bolivariano y nos deshacemos en críticas a Bolívar sin sentir los reclamos de las masas. Pretendemos construir el presente echando mano a experiencias que inmovilizamos en el pasado.

La Estrategia es Reproducción de la Necesidad.
La otra cara de la moneda es el pragmatismo, que radica en hacer lo que nos sacuda del problema más allá de la totalidad y de las causas, por lo tanto no busca la solución en realidad, mientras el marxismo busca la transformación total de un sistema, el capitalista, en otro, el socialista. Por lo tanto nuestras propuestas y soluciones no pueden responder a nuestros objetivos siempre estrechos, sino a la magnitud de la necesidad del pueblo en su proceso histórico.
Herederos de la tradición de Túpac Amaru, Mariátegui y Arguedas no nos queda otra cosa que plantear la necesidad de construir el socialismo en el Perú incluyendo en él todas las reivindicaciones de nuestro pueblo, tan plural y tan dividido, en una gesta creadora y revolucionaria. En ello estriba nuestra consigna de ¡Todas las Sangres por el Socialismo!
Sin embargo, esta consigna trae consigo una estrategia que responde, por su construcción, al estudio de los problemas que hemos hallado en el camino y explicados anteriormente, y por su planteamiento a las necesidades vigentes más palpables de nuestro pueblo, inmersos en la lucha contra el capitalismo.


Planteamos por lo tanto:
Al interior de nuestra Patria, el centralismo geográfico y político, muestran una realidad dispersa en apariencia, pues el capitalismo dependiente que sufrimos golpea a las regiones de acuerdo a las actividades económicas que las sustentan, de ahí la necesidad de realizar un Plan de Acción que reúna de manera original y democrática las principales reivindicaciones de nuestras regiones, no solamente para impulsar las luchas, sino para centralizarlas, para darles un cauce revolucionario y constructor. La tarea es entonces, impulsar el Frente Único, pero no sólo de vanguardias en el membrete, sino de vanguardias que se validen en sus bases, que las unifiquen, las organicen y sepan articularlas con el resto de demandas nacionales y contra la causa de sus padecimientos, el sistema económico. Se trata de crear un poder alternativo (popular) y una economía alternativa. Por lo tanto en lo político la tarea fundamental es consolidar el Frente Único Regional, germen del poder alternativo.

La situación actual en América Latina y por lo tanto en el Perú, frente al Capitalismo Histórico, nos muestra a un sector geográfico al que continuamente, saquean sus recursos naturales, y por ello, la defensa de estos se debe presentar bajo la forma de un nacionalismo revolucionario que proteja estos recursos e impulse a través de esta acción el desarrollo de las fuerzas productivas, construyendo las fuerzas vivas que conduzcan a nuestros pueblos al Socialismo. No basta con ser antiimperialistas en el discurso, hay que serlo también en el decurso económico. El nacionalismo revolucionario debe sustentarse en el socialismo. La tarea económica se sustenta en la defensa de nación, a través de las nacionalizaciones y estatizaciones de los recursos y de las empresas de la Patria.


El momento actual nos muestra una izquierda dividida, en el sentido de falta de unidad para acciones concretas. Situación que responde a la falta de debate profundo, con cabeza propia y trabajo analítico, que dé arribo a conclusiones. Esto solamente se solucionará dando paso a la construcción teórica que explique la acción del sujeto histórico de transformación frente al capitalismo como fenómeno histórico en el Perú y en el mundo. Creemos que es el tiempo de la teoría que más que nunca nos ligue con la acción concreta y vivifique la práctica. Porque hay prácticas que son repeticiones esquemáticas y que muchas veces no construyen nada. El hacer por hacer o el hacer todo el tiempo o peor aún el hacer por que así dijo tal o cual, no es práctica en el sentido marxista o dialéctico, es reacción, y constituye el espíritu reaccionario que debemos exiliar de nuestra izquierda. Con Mariátegui se llegó a un punto crucial de desarrollo de un Programa y de una Concepción revolucionarias, creemos que la continuación del marxismo de Mariátegui, es la labor por la cual la teoría será práctica constante y la práctica, ejercicio teórico. Esa es la tarea en lo teórico.

Conclusiones.
El nacionalismo revolucionario para construir el socialismo es un postulado sobre el que no se puede hablar a la ligera. No faltarán voces que nos acusen de plantear la revolución por etapas, pues reducirán la propuesta al hecho infantil de querer construir una democracia formal basándonos en el nacionalismo revolucionario primero (con la burguesía nacional) y luego pretender impulsar el socialismo. Sin tomar en cuenta nuestro tipo de capitalismo y nuestro espacio en la distribución internacional de la riqueza y del trabajo. Otros dirán que apostamos por la revolución permanente, por el carácter de ir construyendo el socialismo mientras defendemos nacionalista y revolucionariamente los recursos, sentando las bases para la consolidación de la socialización a través de la producción. Y otros, que necesariamente se requiere de la lucha armada en estos momentos, o una nueva república con nueva democracia. Creemos que las realidades no se pueden analizar desde fórmulas sino desde momentos. Con las masas participando creativamente, con una dirección consciente, con un Programa surgido del análisis de la realidad concreta y en unidad con todos los sectores de avanzada, la revolución social estará cada día más cerca. Y entonces el marxismo no será catecismo ni teorema, sino una guía para la acción.
[1] Publicado en el Periódico En Marcha en su edición del Primero de Mayo de 2007. Páginas 8 y 9.

2 comentarios:

maria del rosario dijo...

tengo una pregunta de casualidad saben como contactar al ilustre martín guerra.
atte: marita
posdata: su escrito tiene mucha consistencia y es muy sutil y me gusta .es muy interesante

Martin Guerra dijo...

Contacto de Martin Guerra: supaimartin@yahoo.es

El Supai Rojo © 2008. Design by :Yanku Templates Sponsored by: Tutorial87 Commentcute